CD General Velásquez
Publicado el julio 15, 2019 a las 10:04 am

Locura de último minuto

Por: Mauricio Magaña O.

Con penal sobre la hora cobrado por Nahuel Donadell, el General volvió a los triunfos y se mete nuevamente en zona de liguilla ascenso, luego de vencer a San Antonio Unido 2-1.

Era un partido complejo, ante un rival que por historia, General Velásquez ha obtenido deplorables resultados. Ambas escuadras necesitadas de una victoria y el cuadro verde con una presión de obtener tres puntos tras cinco partidos sin conocer la victoria.

Ante cerca de 600 espectadores, el juez Victor Abarzúa daba el pitazo inicial. General Velásquez se lanzaba ante el arco rival y a los 50 segundos de juego, conseguía un tiro libre peligroso. Nahuel Donadell sirvió el cobro, buscando el cabezazo aéreo de Matías Canales que perfiló hacía el área chica. Antes de encontrar la cabeza del otro Matías, Pinto el de los goles fue rechazado por la defensa lila.

Pero, la pelota quedo viva y el más vivo de todos fue Carlos Sepúlveda. Que estiro el pie y en una especie de semivolea remato con fuerza venciendo al portero David Reyes. Con un poco más de un minuto de juego y General Velásquez ya lo ganaba ante San Antonio. Era el cuarto gol de Sepúlveda de esta temporada y los hinchas estallaban en jubilo, incluso los que aún no se daban asiento en el Estadio.

De ahí en más, el encuentro fue de ida y vuelta. Aunque con el elenco sanvicentano protagonista del toque del balón. Canales y  Espinoza se incorporaban al ataque, tratando de dar un gran volúmen. Matías Pinto muy certero en el trabajo silencioso del centrodelantero, guapeando, aguantando y abriendo espacios para sus compañeros, que se crearon buenas oportunidades, pero que no se pudieron aprovechar.

La tónica del partido cambiaria en la segunda mitad. Iniciado el complemento la visita comenzaría con dos cambios ultraofensivos Pinilla y el juvenil estrella del campeonato, Zedrick Vega ingresaban en la delantera para acompañar al «Chupete» Suazo.

El ingreso de estos jugadores le dio un volumen de cuidado para el ataque lila y el arranque Velasquino no fue de los mejores, encontrando muchos pases erráticos y fallando balones divididos. En el minuto 60, un ataque fallido del cuadro verde, terminó en una mortal contra por parte de a visita. Un balón largo terminó en los pies de Humberto Suazo, que ganó metros y cerca de la medialuna del área entregó hacia Lagües y el canterano formado en Colo-Colo definió con gran factura por sobre la salida de Diego Lara. Y propinaba el empate en el marcador.

Celebraban los cerca de 50 hinchas sanantoninos que se ubicaban en la galería Andes-Sur. Mientras que para el resto del público asistente, comenzaba a recordar los fantasmas de los partidos anteriores.
Al cuadro lila le gustaba el empate del marcador, así que luego del gol dejó de tener peligrosidad ante los espacios que dejaba el equipo sanvicentano. General Velásquez tenía el balón y seis minutos más tarde, Juan Pablo Carrasco tuvo una oportunidad de oro al rematar de larga distancia, pero en una gran estirada de su ex compañero Reyes, ahogó el grito de gol.

Los minutos corrían, el nervio aumentaba y los hinchas veían como se escapaba la gran oportunidad de resurgir y olvidar la mala racha. Pero para terminar la sequía de victorias, siempre hay que sufrir de más para conseguir el trago de la victoria.

Se jugaban los descuentos, el público empujaba al equipo, en diferencia de los partidos recientes, el juego Velasquino demostraba notable superioridad al rival. Y el empate era muy injusto. Manuel Olea rechazaba cada pelota de peligro. Claudio Muñoz tomaba banderas y era la primera salida del equipo. El ingreso de Jhon Jorquera y el posterior de Carlos Morales, entregaban vértigo por las bandas. Tomás Vargas raspaba y entregaba el balón. Nahuel mostraba magia para encontrar espacios y arriba Pinto intenta aguantar cada pelota para generar una ocasión de gol. Así y ya jugando los descuentos llegaría el milagro verde.

Se jugaba el séptimo minuto de tiempo agregado, inicialmente el Juez Abarzúa había indicado 4′ de descuentos. Pero, la atención médica al portero Reyes por una lesión que lo complicaba obligó a añadir tres más en el marcador.Eran los últimos segundos y General Velásquez jugaba de costado a costado para encontrar el gol. Un Centro de Danko Espinoza, quedó algo pasado a Matías Pinto, pero Donadell dejó viva la pelota, Pinto bajó el balón aéreo y quedó servida en los pies de Jojn Jorquera. Éste remató, pero su disparo fue rechazado por los pies de Miguel Aceval. Parecía que la Chambonada terminaba ahí, pero Manuel Olea agarró el balón y disparó de media distancia, impactando su balón en la mano de un defensor lila.

El penal era claro, una mano evidente que ningún jugador visitante reclamó. El Juez no dudo y cobró el penal. Estallaba el Augusto Rodríguez, era la oportunidad caída del cielo que necesitaba su cuadro amado. Pero a la vez, era el recuerdo de incertidumbre de haber perdido dos penales, en los recientes partidos. Claudio Muñoz y Nahuel Donadell tomaron cada uno un balón, dispuestos a lanzar el cobro. Al final, terminó ganando el astro argentino. Dueño de los goles agónicos, que se acercaba al punto penal decidido a entregarle la victoria a San Vicente.

En todo este transcurso de tiempo, ya comenzaba a jugarse el minuto 100 de partido. El juez dio la orden de ejecutar. Y el Duende Mágico, daba pasitos cortos para desesperar al meta Reyes. Al final la clavó en el ángulo superior izquierdo. Semejante a los tiros ejecutados por Chile en Copa América frente a Colombia. El séptimo gol de Nahuel en el campeonato llegaba. El partido concluía, los 600 espectadores por fin gritaban victoria. Y todo el equipo saltaba a la reja tras el argentino, que una vez más sacaba tres puntos de su bolsa de trucos.

Categoría: Noticias, Post-Partido


Comentarios

Auspiciadores