Donadell y su coronación de Rey velasquino

Publicado el mayo 13, 2019 a las 10:41 am Subido por Mauricio Magaña O.


El pequeño gigante se despachó los cuatro goles con que General Velásquez derrotó a Independiente de Cauquenes y se llevó la ovación de todo el estadio.

Se preveía una dura visita a Cauquenes por parte de General Velásquez, la cancha del Miguel Alarcón Osores siempre fue un terreno ingrato para el escuadrón verde y ante la necesidad de puntos del cuadro local, para revertir el inicio de campeonato de su escuadra hacían presagiar un duro escollo de cara a las aspiraciones de entrar a los seis primeros de la tabla.

Un primer tiempo algo rústico, parejo, con pocas llegadas de gol y con mucho trabajo de mediocampo confirmaban lo complicado que sería traerse los tres puntos. General Velásquez durante los primeros 25 minutos lamentaba la ausencia de Ignacio Ampuero, que no viajo con el plantel tras una rebelde gripe. El equipo de Elvis Aliaga se asociaba en medio terreno pero la ausencia del «Bomba» hacia dejaba cierta falta de sorpresa hacia la defensa roja.

Un disparo suave de Carlos Morales y un tiro desviado de Alex Díaz fue lo más inquietante de un primer tiempo. En el que la escuadra verde se asoció, buscó espacios, controló el juego pero no tuvo fuego de gol.

La situación podría haber sido desesperante no poder encontrar la portería rival, más aún cuando iniciado el Segundo Tiempo un tiro de esquina a favor del local, terminó con el cabezazo de Marcelo Pérez desde las espaldas de los defensores y batió solo a Alexis Gúzman. Era locura para los hinchas locales que se ponían arriba en el marcador.

Ante el gol, Wladimir Cid ingresó por el juvenil Morales, para ser el punto de referencia de ataque. Dando mucha más movilidad a Alex Díaz y al escurridizo Nahuel Donadell. Situación clave en el complemento del partido.

En el minuto 55 Nahuel Donadell combinó con Alex Díaz cuyo centro pasado no encontró la cabeza de Cid o Sepúlveda, pero si el pecho de Donadell, que luego de correr de extremo a extremo de la cancha pudo batir al portero Reinoso con certero zurdazo en lo que fue la resurrección de los guerreros en el sintético de Cauquenes.

Pasada la hora de juego llegaría el derrumbe para los locales en un balón dividido Gustavo Aguayo entró de manera vil en contra de Gabriel Castillo, y con justicia el ex Central de Iberia se ganaba la segunda cartulina amarilla, quedándose los Dragones rojos con 10 hombres.

Dos minutos más tarde, un cambio de frente digno de Andrea Pirlo por parte de Alex Díaz, encontró a Sepúlveda que encaró y combinó con Matías Canales, este envío un centro razo que conecto Nahuel Donadell para encontrarse con la redes, haciendo estallar la tribuna andes del estadio, destinada al centenar de hinchas sanvicentanos que llegaron para alentar al conjunto verde.

Cinco minutos más tarde Wladimir Cid se hizo de espacios al frente del ataque velasquino y en la media luna del área rival es derribado con grosera falta en contra, todos ya pensaban en el posible tiro libre, pero la pelota quedó viva para Nahuel Donadell que en estado de gracia batió por tercera vez de la tarde (y no la última) al experimentado meta Reinoso. La alegría era infinita y todos sus compañeros iban a abrazar al mendocino que a esa altura del partido ya se transformaba en la figura del partido.

La alegría del tercer tanto trajo desconcentración por parte del 11 velasquino y el jugador Fabián Espinoza marcaba sin marcas en una confusa jugada.

El Gol rival, despertó nuevamente a los de Elvis Aliaga y fueron con todo en búsqueda de un cuarto tanto que sentenciara el partido. El cuarto tanto llegaría a 10 minutos del final del cotejo.

En una jugada letal, General Velásquez encontró mal parada la zaga de Independiente. Y Wladimir Cid encontró sólo en el centro del Área a Nahuel Donadell, el pequeño Gigante, daba la última estocada de la tarde, matando la ilusión local y dando la alegría máxima a la hinchada velasquina. Su ajustado tiro a centímetros del poste derecho entregó el cuarto gol para General Velásquez, su cuarto tanto personal, convirtiéndose en ídolo de todos los presentes en el estadio y en el Rey de la tarde con su Poker de Goles.

Para cerrar la tarde Barrera ingresó por Donadell, que no solo se llevó la ovación de la hinchada velasquina, también los aplausos de la parcialidad local, reconociendole el talento al duende mendocino. Y Así Nahuel, no sólo se trajo el balón para su casa, sino también los tres puntos que dejan a General Velásquez en zona de Liguilla de Ascenso.

Comentarios

El Club General Velásquez se reserva el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos u ofensivos.