Solo faltó el grito sagrado

Publicado el abril 7, 2019 a las 12:24 pm Subido por Mauricio Magaña O.


General Velásquez sucumbió ante San Antonio Unido, en un partido que dominó en juego y acciones.

Un nueva temporada comenzó para el conjunto verde y la primera misión del General era la visita al conjunto violeta en la ciudad balneario de Cartagena. En partido que inauguró el campeonato de Segunda División Profesional 2019.

El conjunto de Elvis Aliaga, se enfrentaba a un avezado rival con nombres de trascendencia nacional como David Reyes, Miguel Aceval o su capitán, Pablo “Mota” González.

Los primeros minutos eran bastantes parejos y de estudio en ambas escuadras, pero en la primera oportunidad fue para el conjunto velasquino. A los 5 minutos transcurridos del partido Nahuel Donadell, recibe en la media luna del área frente a un bosque de piernas lilas, aún así, el trasandino con su agilidad encontró espacios y lanzó un violento disparo que exigió una buena estirada del meta Reyes.

Dos minutos más tarde, el local tuvo un tiro libre en mitad del terreno, Aceval que despeja en largo hacia el flanco izquierdo y desde ahí lanzan un centro que encontró a un Zedrick Vega con espacios, este definió por debajo de la estirada de Alexis Gúzman y sorpresivamente, el Timón y la Gaviota se encontraba con el gol y pasaba arriba en el marcador.

El golpe del gol, despertó de inmediato a los jugadores verdes, tal cual boxeador que recibe el primer golpe en la mandíbula. El equipo no se recogió y de inmediato entendió la importancia de lograr un rápido empate.

Y las ocasiones llegaron,  Un centro de Donadell encontró la cabeza bendita de Claudio Muñoz, donde por centímetros no traspasó la línea de gol y el balón terminó rechazado por el reconocido defensor blondo, Joaquín Muñoz quien desde esta temporada defiende los colores del equipo portuario.

El reloj alcanzaba la media hora de juego y el público asistente veía como la visita parecía que llegaría de una u otra forma a la paridad. Pero una desconcenteacion verde logró una salida rápida del equipo local y buscaron a su puntero derecho “Mota” González, en un balón disputado, el lateral velasquino Matías Rojas se lanzó al piso y el “Mota” sospechosamente liviano cayó al suelo. El árbitro cobró la pena máxima.

El encargado de lanzar el penal, fue Miguel Aceval, que con su zurda de hierro, la quiso colocar en el vórtice derecho, pero el poste dijo que no y era saque de meta para General Velásquez. El penal errado no fue más que golpe para el equipo local, que de ahí en más fue dominado por el conjunto dirigido por Elvis Aliaga.

Y la historia hubiera sido distinta, dos minutos más tarde del penal, Matías Rojas colgaría un balón al área, encontró la cabeza de Wladimir Cid cuyo esférico dio en el vertical y desde atrás apareció el Duende Donadell, para estampar el empate velasquino. El cuarteto arbitral no lo decidió de esta forma y cobró posesión de adelanto para el “22” de los verdes, en una clara equivocación por parte de los jueces.

Luego del traumante episodio, el onceno sanvicentano tuvo dos ocasiones claras, pero la que estuvo a punto de estallar a los casi 200 velasquinos que dijeron presente en Cartagena, fue el remate de Donadell que rozó el vertical izquierdo de la portería a segundos de que terminará la primera mitad.

En la segunda mitad, no fue distinta de la última quincena de juego de su primera parte. General Velásquez amachacó el área local y dejó en su trinchera a los dirigidos por Freddy Ferragut.

Sepúlveda y un ingresado Barrera tuvieron ocasiones claras ante el meta Reyes y Wladimir Cid la colocó por sobre el ex portero de Santiago Wanderers, pero su disparó fue rechazado por el travesaño.

Llegando a los 70 minutos una desconcentración en la salida velasquina, posibilitó la recuperación de los violetas y el disparó desde fuera del área del mota González estampó un injusto 2-0. La incertidumbre se hacia presente por parte de la hinchada verde, era momento para desmoronarse y dar el partido por perdido, luego de las innumerables oportunidades perdidas y como los locales, con tres llegadas tuvieron dos goles y un penal.

La respuesta se dio clara y concisa en el sintético de Cartagena. Los verdes no pararon la locomotora y siguieron empujando hacia el arco rival. El ingreso de José Tomás Arancibia mostró la actitud del equipo, que como un tanque soviético chocaba con sus rivales, creaba sus espacios y buscaba el arco rival.

Los últimos minutos llegaban y cada volada monumental de Reyes para salvar el arco local, llegaba la posterior queja y perdida de tiempo del portero, cuya actuación significo la tarjeta amarilla por parte del juez, pero también la elección de figura del partido, que hasta en el último minuto ahogó el grito sagrado verde.

Pero el fútbol siempre da revancha, y el destino ya le debe mucho a Este grupo de jugadores. los próximos partidos son cruciales y las siguientes dos batallas se juegan en la trinchera velasquina. El próximo domingo el General se enfrentará a Deportes Iberia.

Comentarios

El Club General Velásquez se reserva el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos u ofensivos.