En bullado encuentro, General Velásquez mostró las garras.

Publicado el abril 15, 2019 a las 4:33 pm Subido por Mauricio Magaña O.


Sin goles concluyó el partido frente a Deportes Iberia SADP, en un cotejo que tenía varias lecturas de contexto, la busqueda de la primera victoria en el año para ambas escuadras y la vuelta al Augusto Ródriguez de varios ex jugadores verdes, entre otros.

En un resumen práctico si esto fuera otro deporte, como Boxeo por ejemplo, General Velásquez hubiera ganado, por los puntos. Es cierto, no tuvo el golpe de Knocked-out frente a los del Bio-Bio, pero en reiteradas ocasiones fue el conjunto velasquino que tuvo entre a las cuerdas al equipo azulgrana y varios golpes que dejaron a punto de la caida visitante.

La previa del partido era incendiaria en San Vicente, el regreso de varias figuras del plantel 2018, entrenados por el mismo Roberto Rojas, que continua con su castigo disciplinar (Ante esto debió observar el encuentro en una caseta del estadio) y que ahora defienden la camiseta de Iberia, hacia prever que el partido no se jugaba en la cancha, si no también en las bancas, en la prensa y cada uno de los espectadores.

Quizás fue este condimento, que el partido inició como una carrera de Fórmula 1, con tanta velocidad que en 5 minutos de juego ambos equipos ya cosechaban dos oportunidades claras de gol. La puerta que permitió a General Velásquez dominar el encuentro, inesperadamente fue una clara oportunidad perdida por Iberia. Un centro de Arnaldo Castillo, permitió a Troncoso estar destapado frente al arco. Y el ex “10” de los verdes y con cabezazo desperdicio la clara chance.

Desde ahí, General Velásquez comenzó a gestionar su dominio, se apropió de mediocampo con el tridente todoterreno de Carrasco, Castillo y Ampuero. Dejando la magia para Nahuel Donadell y el hambre de gol del “Chirigue” Sepúlveda y Wladimir Cid.

Al minuto 8′ una buena jugada asociada concluyó en un pase filtrado por el flanco derecho, donde la aparición de Danko Espinoza culminó en un derechazo que se fue al tiro de esquina, luego de un rebote del defensor iberiano. El vendaval verde continuó y a los 11′ de juego, un buen centro de Matías Canales, encontró la cabeza de Cid, pero su disparo encontró a un buen ubicado Eduardo Miranda, que salvó a la visita. Un minuto más tarde, el “Bomba” Ampuero, quien para muchos fue la figura del partido, ingreso hasta el corazón del área visitante y su centro raso no encontró destinatario, por lo que fue salvado por los hombres azulgranas (Que en  esta ocasión vistieron de blanco) a un metro de la linea de gol.

El control del juego seguía siendo verde y la masa de público asistente se reencantó y empujaba al equipo. A los 32′ una salida rápida del conjunto de Elvis Aliaga, posibilitó el pase filtrado de Sepúlveda hacia Donadell, quien enfrentó mano a mano a Miranda. El trasandino abajó a la derecha, el portero visitante rechazó con su pierna y el rebote queda picando en el centro del área, Gabriel Castillo, fue al piso y lanzó el tiro, todos pensaban que ahí estaba el gol, pero el grito sagrado fue ahogado por una contorsión del meta visitante.

Tuvimos que esperar hasta los últimos suspiros, para ver nuevamente el ataque visitante. Un Cabezazo cerca de los 40′ minutos encontró a un plástico Alexis Gúzman que salvó la portería velasquina. Y tres minutos después un ajustado tiro del “Chupete” Guajardo encontró nuevamente al Golero Gúzman que en una maravillosa volada dijo no.

Ambas escuadras se fueron el descanso, vitores desde la tribuna para la propuesta velasquina. Mucha tensión en el plantel visitante, y bullada desaprobación para la cuaterna arbitral por parte del público asistente en el estadio.

En el segundo tiempo, el libreto en ningún momento cambio. A pesar de que iberia tuvo la primera a solo segundos de iniciado el complemento, el cuadro local mantuvo el ritmo del partido y creo claras oportunidades de gol. Un tiro de Nahuel donadell fue desviado y Carlos Sepúlveda no supo concretar entre sus propias dudas de si estaba o no, en posición licita. El ingreso de Arancibia, por Cid entregó otra perspectiva del centro delantero, el “Tanque” como es apodado por sus compañeros, lucho contra las murallas de la zaga visitante y si bien tuvo un buen cometido, no pudo tener una pelota clara, para disparar a portería.

Con un cuadro velasquino intentando buscar por todos los costados, con la subidas de Ampuero por el Centro, la de Danko Espinoza por derecha y en izquierda con el tandem Canales/Barrera. Consiguió ahogar al cuadro del “Tomatín” que desde lo alto del estadio, vio como sus muchachos tuvieron suerte y no sucumbió ante el poderió del renovado General Velásquez, conducido por Elvis Aliaga.

Comentarios

El Club General Velásquez se reserva el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos u ofensivos.